¿Cómo responder a las preguntas difíciles en una entrevista de trabajo?

Cuando un candidato es entrevistado por el responsable de recursos humanos, éste debe estar siempre preparado para someterse a cualquier tipo de pregunta, como por ejemplo, preguntas sobre su pasado laboral o sobre sus aspiraciones futuras.

Pero muchas veces los reclutadores realizan preguntas que pueden poner al personal en una tesitura incómoda, y no es por la pregunta en sí, sino que se puede mostrar nerviosismo ante la ambigüedad de la respuesta que se pueda dar.

En este post os contamos ocho preguntas frecuentes que pueden resultar difíciles de contestar. Hay que estar bien preparado cuando se acude a una entrevista de trabajo, y por este motivo, queremos ayudarte a que salgas airoso de preguntas difíciles de contestar. ¡Allá vamos!

Las 8 preguntas más difíciles de contestar en una entrevista de trabajo

La primera pregunta es: ¿Por qué dejaste tu último trabajo?

Esta pregunta se realiza para ver qué aspectos negativos puedes decir de tu anterior trabajo. ¡Pero cuidado! Te recomendamos que no hables muy mal de la empresa en la que has trabajado, porque pensarán que vas a hacer lo mismo con la empresa futura. Te recomendamos que te expreses libremente pero siempre dando razones justificadas, y lo más importante, destaca los aprendizajes que has alcanzado a lo largo de tu trayectoria para justificar que necesitas un dar un paso más y no quedarte estancado.

búsqueda de empleo

La segunda cuestión es: Háblame de ti.

Ante esta pregunta se puede sentir un alto grado de nerviosismo porque nos están pidiendo que desnudemos nuestra alma y personalidad, y eso no suele ser fácil. Esta pregunta se hace para que el empleador conozca más de ti, quiere saber qué te motiva, qué has hecho entre otras cuestiones. Te recomendamos que la respuesta gire siempre en relación a los aspectos de tu experiencia, estudios y cualquier información personal/profesional relevante. No se trata que cuentes tu día a día, sino de forma general, expresar tus motivaciones.

La tercera pregunta: ¿Por qué crees que mereces este puesto?

Aquí deberás mostrar razones que justifiquen estar sentado ante un reclutador para optar a un puesto de trabajo, pero no te muestres arrogante ni egocéntrico. Identifica cuáles son tus habilidades, conocimientos, actitudes o experiencias que guarden relación con el puesto vacante o concluye de manera objetiva y de forma humilde.

La cuarta cuestión: Descríbete.

Desde Persone te recomendamos que identifiques entre una y tres actitudes que te describan pero que estén relacionados con las actitudes y aptitudes que se necesitan para ese puesto. Puedes poner ejemplos de situaciones que justifiquen esta forma de ser y den peso y credibilidad a cada atributo.

Quinta pregunta: ¿Cuál es tu mayor debilidad?

Es importante que hayamos identificado nuestras debilidades y que diseñes o pienses mecanismos que puedan solventarlas o mejorarlas. Para ello, realiza un análisis DAFO personal y así tendrás claro cuáles son tus aspectos positivos y negativos, cuáles puedes mejorar por ti misma y cuáles dependen del mundo exterior.

Sexta pregunta: ¿Cuál es tu mayor fortaleza?

Muy ligada con la anterior pregunta. Recuerda siempre comenzar con una fortaleza que tenga relación con lo que se pide para el puesto que estás solicitando. Además, pon varios ejemplos de situaciones que hayas vivido para dar mayor peso a lo que cuentas. Puedes contar también cómo gracias a esa fortaleza has podido ayudar a otras personas (trabajo en grupo, por ejemplo).

Séptima pregunta: ¿Por qué has elegido esta profesión?

El objetivo que se persigue con esta pregunta es buscar la coherencia entre los estudios, cursos realizados y experiencia y los objetivos profesionales y la vacante a la que postulas. En caso de no guardar relación entre todos los conceptos, deberás explicar de forma positiva y coherente por qué esta diferencia.

Última cuestión. ¿Cómo gestionas el estrés?

Con esta pregunta se busca conocer el grado de presión o estrés que estás dispuesto/a a soportar. Debes admitir que es algo que se va a dar siempre en cualquier trabajo y debes responder con la forma en la que sobrevives a ese estrés diario y qué resultados has obtenido gracias a tu esfuerzo.

Si no manejas muy bien el estrés quizás debas prepararte primero de forma personal antes de optar a puestos donde se requiera mucha exigencia y un nivel alto de estrés o presión.

Formación Bonificable