La matriz de gestión del tiempo aplicada a la empresa

La matriz de gestión del tiempo fue elaborada por Dwight D. Eisenhower, trigésimo cuarto presidente de los Estados Unidos de América. Este presidente pensaba que debemos prestar atención y tiempo a las actividades que realizamos en función de la importancia y la urgencia que nos suponga.

La importancia de esta matriz radica en que los humanos tendemos a centrarnos en lo que es importante y urgente a la vez, y esto supone un conflicto interno para determinar qué hacer primero y qué hacer después. Como se puede apreciar, se trata de establecer un orden prioritario y estratégico para llevar a cabo las acciones importantes de nuestro día a día.

Stephen R. Covey fomentó la importancia de la Matriz de Gestión del Tiempo de Eisenhower en su libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva.

Infografía matriz de gestión del tiempo aplicada a la empresa

matriz de gestión del tiempo aplicada a la empresa

Como se puede apreciar, está dividida en las acciones que son urgentes y no urgentes, importantes y no importantes.

  • Urgente: es urgente cuando la acción a realizar requiere la máxima concentración y atención para ser resuelta de forma inmediata. Las cosas urgentes acaparan la atención, presionan constantemente, y pueden ser de resolución fácil o muy complicada.
  • Importante: es importante cuando contribuye a tus objetivos a medio y largo plazo. Si dejamos de lado las tareas importantes se convertirán en urgentes, lo que significa que si no son atendidas siempre habrá tareas urgentes, lo que supone un estrés continuo.

La práctica más efectiva es concentrarse en el cuadrante número 2, lo que no es urgente pero es importante, reduciendo al máximo los posibles urgentes e importantes (cuadrante 1), y dejan a un lado o para después los cuadrantes 3 y 4.

El cuadrante 2 se caracteriza por contener acciones que nos permiten vivir aprovechando oportunidades y actuando preventivamente, en lugar de ir resolviendo problemas constantemente. Hacer ejercicio, planificar el futuro, aprender son parte del cuadrante número 2.

Es importante saber decir no ante ciertas situaciones; esto hará que las acciones enmarcadas en el cuadrante 2 puedan ser satisfechas diariamente lo que nos producirá una buena sensación interna.