Cómo alcanzar tus objetivos en un networking

El networking es un proceso que debe comenzar mucho antes de que se lleven a cabo las interacciones entre personas. ¿Por qué decimos esto? Debemos mentalizarnos y trabajar duro antes de enfrentarnos a la situación que supone el networking. Y sí, aseguramos que se trata de un proceso que se debe trabajar desde casa, es decir, hay que tener los deberes muy bien hechos.

Por este motivo queremos realizar este post sobre consejos a la hora de enfrentarte a un networking, sea cual sea la temática de la misma.

7 pasos para superar un networking con éxito

A continuación se exponen 7 pasos para que tu networking sea un éxito, aunque es posible que existan muchos más pasos dependiendo el tipo de networking, pero todos ellos tienen 7 características comunes.

1. Tener claro a lo que te enfrentas

El networking es un proceso que consiste en dar y recibir. Esta es la premisa fundamental de este trabajo, así que estamos hablando de relaciones bilaterales. No se trata de interactuar con personas con la finalidad de conseguir ventas exclusivamente. Tampoco vamos a contar la historia de nuestra empresa o de nuestra vida profesional y 5 minutos después olvidarnos de ello. Se trata de establecer relaciones con personas y conocerlas y que con el tiempo se conviertan en algo más que meros tramitadores o portadores de información. Pueden salir cosas muy positivas entre unos y otros.

2. Estudia tu mensaje previamente

Antes de acudir a tu netowrking debes preparar la información que quieres transmitir. ¿Qué quieres transmitir a las personas? ¿Qué impacto quieres causar con tu discurso y tu outfit? ¿Qué tono debo manejar según el público al que me voy a dirigir? Estas cuestiones debemos resolverlas y adaptarlas a cada situación.

El objetivo de este trabajo anterior al networking es tener muy claro todo nuestro discurso y no tirar de memoria una vez nos encontremos in situ. Nos vamos a encontrar en situaciones en las que debemos responder de forma rápida y muchas veces no vamos a estar preparados.

Formación Bonificable

3. Estar siempre preparado ante imprevistos

Cuando menos lo esperas existe una posibilidad de hacer algo grande.

La construcción de una red de contactos puede llevarse a cabo en cualquier situación y momento. Por tanto se trata de ir actualizando el discurso cada día e ir con una mentalidad abierta a las relaciones e interacciones con otros.

4. Aumentar la calidad y no la cantidad

Hay que ser selectivo a la hora de tener el networking. Podemos encontrarnos con gran cantidad de gente pero únicamente son rentables 4 ó 5, por ejemplo. No se trata de perseguir la premisa de “cuantas más tarjetas mejor trabajo he hecho”, sino de conseguir contactos realmente potenciales. No todo es adecuado y por este motivo hay que realizar un buen filtro “antes de atacar”.

5. Humanización de la relación

Muchas veces ocurre que tras esa persona vemos únicamente una venta o simplemente dinero. Y no hay que olvidar que las personas son emociones y sentimientos, por eso hay que dar importancia a ciertos aspectos humanos y no tanto en la venta.

búsqueda de empleo

6. Síguele la pista a los que vas conociendo

El trabajo realizado en un networking no acaba cuando llegas a casa o a la oficina y sueltas tropecientas tarjetas de contactos. Repasa cada uno de ello y recuerda quién era y qué te aportó, qué te llamó la atención de esa persona y cómo crees que puedes ayudarle.

Puedes informatizar esas tarjetas en un CRM u hoja de Excel y no te olvides de escribirle pronto a esos nuevos contactos para reforzar la primera interacción que tuvisteis. Envía un email diciéndole que estás encantado/a de haberle conocido y que esperas una llamada cuando necesite algo.

7. Acude al networking sin amigos

Cuando acudimos a eventos en los que vamos a realizar networking acompañados de amigos o compañeros solemos desviar nuestra atención hacia esa persona y olvidamos focalizar en nuestro objetivo. Si en tu caso vas acompañado, esto no es algo malo, por supuesto, pero intenta abrir tu espacio hacia otras personas.