¿Sirve para algo la formación para trabajadores?

La formación para trabajadores es un tema que muchas personas cuestionan su eficacia. ¿Realmente se rentabiliza la inversión en formación a los empleados?

Cada vez es más frecuente que el Estado proporcione ayudas a las empresas en temas de formación. Además, es bien conocido que entre el 50% y el 80% de las empresas apuestan por la formación interna, aportando recursos a ello. Esta tendencia era impensable hace décadas.

Sin embargo, la respuesta de muchas personas recae en la inutilidad de muchos cursos de formación, que sin más, solamente se detienen en conceptos básicos y muy teóricos. La gente en general prefiere estudiar el temario junto a unas tareas prácticas, con el objetivo de descubrir la realidad puesta en marcha, más allá de la teoría, que no obstante, es necesaria para entender todo el proceso de estudio.

En Persone Formación, ofrecemos cursos de calidad, actualizados y adaptados a todos los integrantes de la formación. El valor añadido que ofrecemos a nuestros alumnos es que los cursos y el temario están adaptados a las necesidades de cada grupo; no se trata de un temario general para todos, sino que la temática y el nivel es adaptable a las necesidades exigidas.

En todos los países punteros se realizan cursos para trabajadores con la intención de mejorar la competitividad de sus empleados. En este mundo globalizado donde cada vez hay más competencia, y donde la tecnología avanza a grandes pasos, unido a las técnicas de marketing digital y de comunicación, requiere que los empleados dispongan de mayor conocimiento de todo cuanto les sea útil.

Los sectores que más invierten en formación para trabajadores son el sector bancario y el tecnológico; la cara contraria se trata de las PYMES. Las pequeñas y medianas empresas son, en términos generales, poco conscientes de los múltiples beneficios que aporta la formación para trabajadores. Los motivos que aportan ante esto es la falta de tiempo, y la falta de liquidez; otras veces, los motivos están ligados a la falta de conocimiento de lo que puede aportar la formación, siendo ésta vista como no necesaria para ciertos temas.

Otras veces, la excusa que ponen los empresarios y los emprendedores es que con la crisis, no hay trabajo como para invertir en formación, no habiendo oportunidades en general. Pero esto es algo que carece de sentido, pues cuanta menos demanda haya frente a la oferta, más importante es destacar sobre los demás.

Los pequeños negocios necesitan aprender más para saber vender por Internet. Un gestor o responsable de proyectos debe saber vender, un técnico debe especializarse en aspectos concretos, etc.

Y tú, ¿a qué esperas para formar a tus empleados?