¿Preparados para la transformación digital?

Lo que algunos llama la Cuarta Revolución Industrial es uno de los temas más hablados hoy en día. Y no es para menos, pues la transformación digital viene muy deprisa, y afecta a todas las empresas, y por supuesto, a todos sus empleados.
La verdadera transformación digital comienza en éstos, de manera interna.
En este post os detallamos un decálogo de ideas para que podáis coger fuerzas en el proceso de adaptación a la nueva era digital.

¿Cómo prepararse para la transformación digital?

1º. Punto de partida. Debemos conocer al 100% la situación en la que se encuentra la empresa, el posicionamiento que tiene sobre los competidores y el sector en general.
Se debe hacer un estudio minucioso de cada uno de los departamentos que compone la organización. También es un requisito esencial conocer el estado actual de los empleados, de los socios, y de la sociedad en su conjunto.

Con esta información, seremos capaces de conocer lo que nos va a aportar la tecnología en cada uno de los puntos clave de la empresa.

2º. Definir una estrategia. Se conoce como el plan de trabajo a aquella estructura escrita y detallada en la que se reflejan los objetivos y acciones a realizar. Los fines para llevar a cabo la transformación digital deberán enumerarse a corto, medio y largo plazo.

3º. Aupar la cultura colectiva. Los empleados deben ser conscientes de que la empresa se está poniendo las pilas y que es responsable de todo cuanto sucede en esta transformación digital. Se recomiendan acciones de sensibilización, formación, análisis de datos, etc.

4º. La prioridad debe desarrollarse por unanimidad. Esto supone una inversión de tiempo y recursos a la organización en su conjunto. El grado de implicación de todo el grupo supondrá el éxito o fracaso de la estrategia, lo que nos lleva a situar a la Dirección como cabeza de la organización, para poder asignar recursos, movilizar al personal y crear una cultura colectiva.

5º. Mediante la formación se conseguirá el liderazgo. Con la formación podremos actualizar todos nuestros conocimientos y experiencias, así como empezar a familiarizarse con los nuevos conceptos venideros. Quizás se conforme una resistencia al cambio, por lo que se recomienda que los empleados receptivos apoyen esta causa, para convertirlos en líderes y fomenten así el efecto multiplicador en los trabajadores.

6º. El temario se enriquece con la hoja de ruta de la empresa. No es suficiente con teorizar sobre la transformación digital, sino que hay que aplicar la práctica en este proyecto, haciendo hincapié en los avances tecnológicos.

7º. Alianzas. La primera y fundamental alianza se produce con los trabajadores. Éstos deben mentalizarse con el nuevo paradigma. Si creemos que las relaciones con otras empresas pueden ser beneficiosas, se llevaría a cabo una especie de colaboración entre organizaciones interesadas en la transformación digital. Se impartirían charlas, talleres, conferencias, congresos, etc., en los que acudirían gran parte de los empleados motivados a dar el cambio.

8º. Compartir emociones. Las experiencias y todo lo vivido, puede compartirse para fomentar la cultura de la empresa, con talleres y charlas sociales.

9º. Anticiparnos. Si somos capaces de anticiparnos, saldremos ganando siempre, pues conoceremos el sector, la competencia, las nuevas formas de proceder en un entorno cada vez más disruptivo, etc.

10º. Premiar la participación. Si están motivados los empleados, podemos permitirnos el mero hecho de gratificarles de alguna manera por su implicación.

En definitiva, todo estos tips han sido elaborados con una perspectiva revolucionaria, pues bien es sabido, que si no nos adaptamos al entorno, seremos víctimas del destino.