El contrato temporal, el más común en el año 2017

Prácticamente 9 de cada 10 contratos firmados durante 2017 fueron de carácter temporal. Como su nombre indica, debería utilizarse únicamente cuando la temporalidad está justificada, pero no es así, el contrato temporal se realiza sin ningún tipo de justificación en muchos casos y el contrato menos utilizado es el indefinido.
Los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social afirman que se han producido 16 millones y medio de contratos temporales de un total de 18 millones de contratos laborales este año, es decir, el 88%.
Muchos de los trabajadores sujetos a un contrato temporal, se han preguntado alguna vez… ¿Cuántos contratos temporales se pueden encadenar? ¿Pueden hacerme un contrato indefinido posteriormente al contrato temporal?

Aunque el objetivo de cualquier persona sea encontrar un trabajo estable con un contrato indefinido, es importante conocer en qué se caracteriza un contrato temporal, ya que, hoy en día son los más usuales entre las empresas españolas.
En un periodo de 30 meses es posible encadenar un máximo de 24 meses de contratos temporales. Si se supera este tiempo, el trabajador temporal se convierte en trabajador fijo. Dicho con otros términos, una empresa sólo puede mantener a un trabajador con contrato temporal durante dos años y medio, pasado este tiempo, le deberá hacer un contrato fijo.
Por otro lado, ¿cuándo un empleado temporal puede exigir la plaza fija en la empresa? Un trabajador podría solicitarla cuando se den las dos situaciones:

  1. Cuando se haya cumplido el periodo de contratos temporales encadenados.
  2. Si el contrato temporal es considerado un contrato fraudulento, lo que significa que no ha cumplido con las exigencias legales para ser un contrato temporal.

¿En qué situaciones permite la Ley celebrar un contrato temporal?

  • Cuando una empresa necesita a un trabajador para hacer una obra o servicio concreto, con autonomía y sustantividad propia dentro de la actividad de la empresa. Este es el denominado Contrato por Obra y Servicio, el cual tiene una duración limitada, concretamente hasta que dure la obra o servicio concreto.
  • Cuando una empresa tiene una acumulación o un exceso de tareas, aunque sea dentro de la actividad normal a la que se dedica. Este contrato temporal se denomina Eventual por Circunstancias de la Producción.
  • Cuanto una empresa necesita cubrir el puesto de un trabajador que ha dejado la empresa de forma temporal y tiene reserva del puesto de trabajo. En este caso estamos ante el denominado Contrato de Sustitución, mediante el cual el nuevo trabajador contratado ocupará el puesto hasta que el trabajador con reserva se reincorpore. También puede efectuarse este tipo de contrato para cubrir horas de reducción de jornada en ciertos casos.

Si un trabajador con un contrato temporal no se encuentra en alguna/s de las diferentes situaciones citadas anteriormente puede solicitar la condición de trabajador de carácter indefinido ante la jurisdicción social.