Cómo hacer una carta de presentación brillante

Existen muchas formas de hacer una carta de presentación, pero te vamos a dar unos consejos para que la tuya destaque y no pase desapercibida.
La carta de presentación es un documento escrito en el que nos presentamos y mostramos los motivos por los cuales estamos interesados en el puesto de trabajo.
No basta con decir lo que se piensa sobre uno mismo “pienso que tengo los conocimientos necesarios… soy una persona responsable…”
Todo el mundo es genial, maravilloso y muy trabajador, pero el seleccionador no busca a un robot perfecto. Lo que transmite esta carta es precisamente esto, características de alguien perfecto.
Si te decantas por mandar una carta de presentación, debes de demostrar lo que te diferencia de los demás. Hay que despertar interés en la carta para que el seleccionador se interese en ella y quiera leerla.
Debes saber, que el seleccionador va a ver 500 o más CV, con un perfil parecido. Es aquí, cuando la carta de presentación toma importancia.
Si tu carta no la ven en los del proceso de selección, te aseguramos que en la parte final van a revisar lo que escribiste y en base a eso, podrán tomar ciertas decisiones.
Ahora vamos al grano. Te contamos lo que debes hacer para tener una carta de presentación personalizada y que atraiga al lector.

Motivos de elegir esa empresa

Lo primero no es venderte como el mejor de todos, como el que más merece el puesto, sino que debes mostrarles los motivos por los que te interesa ese puesto.
¿Cuál es tu objetivo? Que ellos te prefieran a ti. ¿Y cómo hacerlo? Mostrando tú primero interés por ellos.
Te aseguramos que muchas personas en los procesos de selección no conocen a la empresa, solo buscan un trabajo en el que ganar dinero. Y precisamente, eso no es lo que buscan los reclutadores.
Te aconsejamos que busques información de la empresa en la que estás interesado. Debes hacerles sentir que tú eres el candidato ideal para ayudar a la empresa.

¿Por qué tú?

Ahora hay que trabajar tu propia propuesta de valor. No se trata de contar tus estudios o tus años de experiencia. Tienes que llegar más allá y contarles por qué haces lo que haces y cómo lo haces.
Lo ideal es que trabajes con anterioridad a la entrevista esta parte. Debes saber qué es lo que puedes aportar a la empresa, con ejemplos.
Por ejemplo, elige 3 cualidades importantes, que sean relevantes para este puesto, y pon un ejemplo de cada una de ellas vividas en tu propia experiencia. Plantea un problema, qué hiciste para solucionarlo y cuál fue el resultado.
Además, si tienes recomendaciones de jefes antiguos o amigos y compañeros de trabajo sobre tu desempeño, inclúyela en tu CV.

Consideración

Esta parte hace referencia a lo que el reclutador quiere escuchar de ti. Quieren a alguien que sea especial, dedicado, que le guste lo que hace y alguien con el que le gustaría trabajar 8 horas al día, 20 días a la semana y durante 5 años seguidos.

Pasión

La última parte para crear una estupenda carta de presentación: diles cuánto te interesa este puesto.
Coméntale que este trabajo va a hacer de ti un gran profesional. Cuéntalo con emoción (si de verdad te emociona), y deja los mensajes robóticos para otra ocasión. No utilices términos que ni sabes pronunciar bien. Lo reclutadores son personas como tú y prefieren hablar normal y corriente, sin miedos ni nerviosismos, una entrevista natural.