Cuándo formar a nuestros empleados

Una de las recomendaciones que hacemos constantemente a nuestros clientes es que deben estar formando a sus empleados, ya sea en temas relacionados con el trabajo como externos a éstos. El aprendizaje forma parte de la estructura de una empresa como capital humano y conocimiento que es, pues sin estos dos no tendría sentido un negocio.
Además, el continuo cambio del entorno hace que tengamos que estar atentos para saber salir adelante en cualquier momento.
Puede ocurrir que las empresas no sepan cuándo es el mejor momento para invertir en formación. A continuación, os dejamos unos consejos para saber cuándo formar a nuestros empleados.

¿Cuándo formar a los trabajadores?

Existen unos momentos clave a lo largo de la vida profesional del trabajador y de la empresa para realizar cursos o talleres para mejorar el aprendizaje.

  • Novedades dentro de la empresa: cuando haya cambios internos cada trabajador debe de comprender los cambios y debemos saber cómo afectan a su rendimiento. Cuando toda la plantilla incluida la gerencia comprenda los diferentes procedimientos, se maximizará el tiempo, los recursos y el espacio.
  • Nuevas normativas gerenciales: cuando haya cambios en las normas o legislación y ello afecte directamente a los departamentos, éstos deben de conocer cómo ello va a alterar su posicionamiento interno, lo cual hace que una formación en contabilidad, fiscalidad o medio ambiente sería muy útil.
  • Nuevas tecnologías: ya sea innovaciones en la empresa o nuevas maquinarias, el encargado debe conocer de primera mano tanto su manejo como los beneficios que repercute el conocimiento de todas estas novedades.
  • Cuando el empleado pida aumentar su conocimiento: sin duda, este punto es el más recomendado para tener en cuenta. Cuando un empleado o un departamento reclaman formación, es porque ya están saturados de la forma de trabajo que tienen, y esperan incrementar su conocimiento para mejorar todos los aspectos de su trabajo diario.

Existen empresas que no quieres asumir la inversión que supone formar a los empleados porque supone un coste y esto no lleva a ningún lugar, ya que:

  • La empresa será la primera beneficiada de los conocimientos nuevos que adquiera el empleado.
  • El empleado valorará que la empresa apueste por él y por su formación, lo que repercute directamente en su motivación. Trabajará con más seguridad.
  • El conocimiento de uno puede convertirse en conocimiento de todos, ya que este trabajador irá pasando su saber-hacer a todo el personal relacionado, lo cual hará que se impregnen de conocimiento nuevo los departamentos.

¿Qué tipo de formación es necesaria?

La empresa debe conocer qué tipo de conocimiento quiere adquirir. Una forma de saberlo es preguntándole directamente a su empleado. Desde Persone, invitamos a los gerentes que realicen esta acción, ya que ponemos a su entera disposición una amplia cartera de cursos de formación a su medida, ya que nos caracterizamos por la máxima personalización de estos cursos.

“Solamente lo que su empresa necesite será lo que hagamos por usted”