Diferencias entre la Intermediación Laboral y el Outsourcing

Vamos a comenzar este post definiendo el término Intermediación laboral, hace referencia a la aproximación de las ofertas de trabajo a los demandantes de empleo, facilitando la relación entre los trabajadores y las empresas.

Cuando una empresa necesita cubrir cualquier puesto de trabajo, pone en marcha un proceso de búsqueda para cubrir esa vacante, ese proceso está dividido en varias fases: establecimiento de necesidades y perfiles, publicación de la oferta de trabajo, recepción de candidaturas, preselección, entrevistas, decisión del candidato final, contratación e incorporación. Este es un proceso a veces largo y costoso y es por ello que a menudo las empresas lo externalizan.

Es en este punto donde entran en juego empresas de externalización de servicios, en Persone llevamos a cabo este servicio teniendo en cuenta los siguientes pasos:

  • Análisis de los puestos de trabajo de las empresas demandantes.
  • Difusión de las ofertas de empleo a través de la página web, RR.SS. y otros portales de empleo.
  • Envío de información sobre las novedades de empleo y formación a la BB.DD.
  • Selección de los candidatos más adecuados a las ofertas de empleo ofertadas.
  • Selección de los mejores CV para el puesto y entrevistas iniciales.
  • Poner en contacto al usuario con la empresa demandante del puesto de trabajo.

Llegados a este punto nos preguntamos qué diferencia hay entre la intermediación laboral y el outsourcing, y si existiera alguna cual sería la opción más indicada a elegir.

La primera diferencia es que la intermediación laboral puede ser de carácter temporal, mientras que en el outsourcing se presta un servicio integral.

Otra de las diferencias que encontramos es que en el outsourcing el contratista es el responsable de los servicios prestados, mientras que en la intermediación laboral es más importante el desarrollo del servicio.

El outsourcing permite reducir los costes del proceso, mientras que en la intermeciación laboral es difícil controlarlos.

No debemos olvidar que aunque existen diferencias entre estos dos conceptos, ambas son técnicas que tienen un mismo objetivo, externalizar la búsqueda de empleo de una empresa.