Características del profesional del siglo XXI

Son muchas las características que debe tener un profesional del siglo XXI, la formación es un punto que debemos tener muy en cuenta, pero la diferenciación es clave para ser el mejor. Esto nos otorga una distancia decisiva frente a nuestros compañeros de profesión y nos dota de la posibilidad de competir en mejores condiciones.

Para lograr esa diferenciación de la que hablamos necesitamos una serie de habilidades que debemos manejar para alcanzar el éxito en nuestro campo profesional:

  1. Experiencia. La experiencia profesional de cada individuo dibuja de forma clara los hitos alcanzados a lo largo de su trayectoria. Sin experiencia no estamos lo suficientemente capacitados para tomar decisiones.
  2. Adaptabilidad. Forma parte de las capacidades básicas de una persona en su ámbito laboral. Aquella persona que no es capaz de adaptarse a un entorno cambiante pierde su empleabilidad interna y externa. El entorno empresarial se ha vuelto cambiante y en este escenario no se perdona el estancamiento, para luchar contra ello debemos hacerlo con la formación.
  3. Idiomas. Aunque este tema haya mejorado mucho en la actualidad, es verdad que estamos a la cola si nos comparamos con otros países de Europa. Diversos expertos consideran que el manejo de los idiomas es imprescindible para cualquier persona que quiera desarrollar su carrera profesional en cierto tipo de industrias como la turística, motor de la industria andaluza y malagueña.
  4. Flexibilidad. Es la capacidad que tiene un trabajador para desempeñar funciones, tareas o roles diferentes a los de su puesto de trabajo. Un profesional mejor formado, será un profesional polivalente, es decir con mayores posibilidades de progresar. Esta capacidad tiene una cara negativa, y es el uso indebido que hacen de ella muchas organizaciones por falta de recursos.
  5. Creatividad. Puede definirse como la capacidad de concebir algo original, esta característica diferencia al profesional del resto. Para muchos expertos la creatividad te permite tomar ventaja respecto a otros competidores, tanto dentro de la misma empresa como con respecto a otras empresas. Todos poseemos esta capacidad, pero hay que estimularla, reforzarla y trabajarla.